Como era de esperarse, el final de temporada de ‘The Boys’ fue algo más que un cierre argumental. También, hubo un enfrentamiento con el origen mismo de la serie, sus personajes y tramas principales. Para hacer todo más duro y complejo, también hubo una muerte. La serie que se atrevió a todo en su tercera temporada, tampoco tuvo reparos en matar a uno de sus personajes principales.

The Boys también se atrevió a matar a uno de sus personajes principales en un final de temporada. El capítulo, que cerró con broche de oro su intensa historia, fue un despliegue sangriento de recursos. Pero también, un recordatorio urgente de la forma en que el programa analiza su propio sentido de la realidad.

Más que una mirada al posible futuro de la serie, el final de temporada de The Boys fue una provocación. También, un recordatorio de la importancia que su argumento brinda a lo subversivo. Entre ambas cosas, sacrificar a un personaje principal es una evidente muestra de los riesgos que la serie está dispuesta a correr.

Por supuesto, el enfrentamiento final era previsible. En especial, porque durante toda la temporada fue evidente que un choque entre Billy Butcher (Karl Urban) y Homelander (Antony Starr) era inevitable. Uno mortal por necesidad y con consecuencias a largo plazo. Mucho más con la llegada del indestructible Soldier Boy (Jensen Ackles).

El enfrentamiento final ocurrió como una especie de batalla sangrienta con mucho de simbólico. Además, en medio de una visión sobre la violencia que permitió a la serie probar sus límites. Pero lo que trajo la muerte de uno sus personajes, fue una revelación complicada que reconstruye varios de los puntos centrales del programa.

Una batalla inquietante, siniestra y, por supuesto, disparatada

The Boys, black noir

En el final de temporada de The Boys, Homelander descubre que Soldier Boy es el donante original del esperma con que fue concebido. Lo que, sin duda, cambia su historia personal, al brindar un sentido desconocido y potencialmente peligroso a cómo concibe sus poderes. E incluso, como analiza su identidad.

La idea de un ¿padre? superpoderoso y una herencia posible que se sostiene sobre su versión sobre lo heroico, cambia al personaje en puntos básicos. Pero, también, crea una eventualidad peligrosa. Para Homelander, su historia familiar es un secreto valioso. Una forma de obtener poder sobre él, y es justamente eso lo que precipita los acontecimientos en el capítulo.

Luego que el personaje explica a Black Noir su verdadera historia familiar, llega un momento crítico en la serie. Uno que demuestra hasta qué punto Homelander es por completo imparable y que su instinto homicida solo se ha hecho peor. Fascinado por la idea de su posible parentesco con el héroe original, Homelander da un paso atrás en su plan de asesinarlo. Pero Black Noir, que conoce lo peligroso que puede ser Soldier Boy, insiste en continuar.

Es entonces cuando Homelander, que declaró en más de una oportunidad que Black Noir era “su único amigo” entre Los Siete, le asesina. Revelado que el curioso héroe de la máscara siempre supo acerca de la «paternidad» de Soldier Boy, Homelander le asesina a mano limpia. Y, de hecho, lo deja morir en una sangrienta agonía en el suelo.

¿Y ahora qué? The Boys vuelve a sorprender

The Boys

Con Homelander convencido de un propósito superior, su personalidad parece reconstruirse alrededor de la revelación sobre su origen. Dispuesto a convertir a Soldier Boy sobre su forma de entender lo superheroico, el personaje avanza a terrenos desconocidos.

También, hacia una apoteosis del mal que podría convertir a la cuarta temporada en un festival de asesinatos sangrientos. Algo que la tercera temporada pareció prever pero que, ahora, es más cercano que nunca.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.