Uno de los puntos fuertes de Thor: Love and Thunder, son sus personajes. Taika Waititi logró dotar de una vitalidad, sensibilidad y entrañable brillo al grupo de personajes de la subfranquicia.

Thor: Love and Thunder es muchas cosas a la vez. Desde una comedia en toda regla, a una película de aventura superheroica, pasando por el trayecto del drama y el romance. Todo construido para sostener el viaje interior — al principio en clave burlona y después, con un sorpresivo giro hacia lo doloroso — de Thor. Pero el giro narrativo más asombroso es el dedicado a Jane Foster. Waititi recupera el personaje de un ingrato segundo plano y le brinda una vigorosa evolución que sorprende. Eso, mientras intercala y sustenta la historia de amor que sostiene a la película como premisa.

Por primera vez en el Universo Cinematográfico de Marvel, lo ocurrido entre el Thor de Chris Hemsworth y Jane llega a la pantalla. Y lo hace en un recorrido tierno acerca de la convivencia, las conexiones íntimas y el amor como un profundo lazo emocional y espiritual.

Es, de hecho, el amor que Thor profesa a Jane lo que desencadena el punto principal de la película. Y también una correcta decisión para dotar al personaje de una nueva sustancia y un poder desconocido. De la damisela en desgracia e interés amoroso genérico, Jane Foster se transforma en Thor: Love and Thunder en una presencia poderosa. No solo por el martillo que empuña, sino también por mostrar todas las posibilidades de una figura de espléndida solidez. Jane Foster, un personaje tradicional en el cómic de Thor, encuentra finalmente un reflejo poderoso en su versión cinematográfica.

El largo trayecto de Jane a la gloria

Jane Foster es una vieja conocida para la mayoría de los lectores del cómic de Thor. En 1962 hizo su primera aparición en Journey into Mystery # 84 como la enfermera y asistente del doctor Donald Blake, encarnación del dios de Asgard. Por entonces, Jane fue parte de un extrañísimo triángulo amoroso, al ser el interés amoroso tanto de Thor como del doctor Blake. Pero el personaje nunca se percató que ambos hombres eran la misma persona.

Durante este primer arco argumental, Thor llevó a Jane a Asgard para recibir el don de la inmortalidad. No obstante, Odín se opuso a semejante decisión. El Padre de todos consideró que la enfermera no era lo suficientemente fuerte o valiente para brindarles “verdadera utilidad”. De modo que Jane fue devuelta a la tierra sin poderes y memoria.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.