Alfred Thaddeus Crane Pennyworth es una figura fundamental en la vida de Batman. Y su llegada al cine le ha hecho atravesar todo tipo de percepciones sobre personalidad.

En el universo de Batman hay varios elementos imprescindibles. Desde su ya clásico traje, el batmóvil, la batcueva hasta la mansión Wayne y sus villanos. En el contexto del hombre murciélago hay todo tipo de percepciones y símbolos sobre su moral escindida, inquietante dualidad y poder. Pero pocas veces se muestra algo sobre el personaje más allá de la capa y la máscara. Y una de esas raras ocasiones es cuando se analiza su relación con su mayordomo, aliado, cómplice y figura paternal Alfred Thaddeus Crane Pennyworth. 

Alfred fue desde los cómics una figura difícil de definir. En el papel, Alfred educó a Bruce después de la muerte de sus padres y posteriormente a Dick Grayson. También es un personaje complicado con una extraña historia personal como ex agente del servicio secreto británico, en el que ejerció como cirujano experto. También en los cómics, el personaje pasó de ser un alivio cómico a una figura ambigua y en ocasiones incluso peligrosa.

Para su llegada al cine, Alfred se convirtió en parte de la idea de un Batman humanizado. Un hilo conductor a la dimensión menos obsesionada del personaje con su lucha contra el crimen. También se exploró la relación entre ambos hasta mostrar la importancia de Alfred, no solo como tutor legal, sino como el único pariente de Batman. En el reducido mundo emocional de Batman, el mayordomo convertido en su protector es de un considerable valor.

Y por eso resulta interesante darle una mirada al personaje que ha estado presente en cada adaptación cinematográfica. Te dejamos un recorrido a través de la figura de Alfred por cada una de sus versiones en la pantalla grande y su impacto en la figura de Batman. También por la última versión de The Batman, disponible en HBO Max a partir del 18 de abril.

El Alfred de Tim Burton

Con un pulcro acento inglés, flemático sentido del humor y una fidelidad a toda prueba, Gough interpretó a un Alfred anciano en el universo Burton. Hay pocos indicios sobre su pasado, aunque es evidente que fue parte del entrenamiento del joven Bruce Wayne. Burton no incluyó demasiado contexto alrededor del personaje, pero sí trabajó la relación entre ambos. En medio de juegos de palabras y silencios cómplices, Alfred se convierte en una presencia reconfortante, amable y cálida. Además, por su supuesto, de un aliado emocional y cómplice efectivo en la vida del personaje.

No obstante, la relación con el Bruce de Michael Keaton mantiene las formas: durante buena parte de la película llama “Amo Bruce” a su hijo emocional. Eso a pesar de que para Batman: Forever es evidente su importancia en la vida del Bruce Wayne interpretado por George Clooney.

El Alfred en la trilogía de Christopher Nolan

El Batman de Christian Bale es mucho más subversivo, rebelde e incontrolable que el de Keaton, que fue reflexivo y melancólico. De modo que Nolan le dotó con un mayordomo y padre emocional con un férreo carácter. Con una interpretación emocional, firme y directa, el Alfred de Caine no solo es una figura paterna, también es un consejero leal y sabio.

No todos los huérfanos tienen a un Alfred que los proteja. Warner Bros. Pictures

Por supuesto, a medida que el Batman de Bale se vuelve más intrépido y corre mayores riesgos, Caine se vuelve una figura más estoica. Finalmente, la ruptura entre ambos es uno de los momentos más duros de The Dark Knight Rises, así como su panegírico frente a la tumba de Bruce Wayne. También utiliza el tratamiento de Master Bruce, a pesar de que en momentos emocionales llega a llamar al héroe por su nombre de pila.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.